LA SALUD MENTAL ANTE LA COYUNTURA NACIONAL POLÍTICA - SOCIAL

Por Cristhian Gutierrez - Comisión de Investigación

¿Qué es la salud mental? ¿Y cómo se relaciona la coyuntura nacional actual? Primero definamos que es la salud mental, según (Organización Mundial de la Salud, 2018): “La salud mental abarca una amplia gama de actividades directa o indirectamente relacionadas con el componente de bienestar mental incluido en la definición de salud que da la OMS: «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”, teniendo esta definición podemos determinar que la salud mental esta intrínsecamente relacionada a factores Socioeconómicos, biológicos y medio ambientales. Partiendo de este punto se podría considerar que la coyuntura nacional está afectando nuestra salud mental pero la pregunta es… ¿Cómo?

Actualmente, el Perú vive una crisis política-social, la cual involucra muchos factores que determinarían el daño colateral a la salud mental de miles de peruanos, por ejemplo la bipolaridad política vivida en estos elecciones, se puede abarcar desde puntos macro sociales y las micro sociales, permitiendo ver la escala del problema y cuán influyente es para nuestra salud mental. Esta contienda electoral (contexto de las elecciones presidenciales del 2021) generó un ambiente tóxico creado para beneficiar y desprestigiar a los candidatos dependiendo de su postura, creando una disputa que no solo abarcó el ámbito político, sino que se caló en lo más profundo de la sociedad peruana, generando un país fracturado, fragmentado y polarizado, en la cual los cimientos de nuestra sociedad y la convivencia armónica se vieron afectados en gran medida, dando como resultados los enfrentamientos familiares que hubo por política, las amistades perdidas por favorecer a un candidato; todo ello resulta muy irónico, hasta se podría decir que gracioso, el pelear por defender a un candidato, perder amistades por pensar diferente, cuando cada personas es un universo de posibilidades. El hecho de imponernos una ideología por un condicionamiento emocional o por miedo, es algo que realmente afectó en gran medida a la salud mental de muchos peruanos.

¿Quién por lo menos no tuvo una disputa por la política en dichos meses? y si no la tuviste indirectamente, te viste perjudicado por la coyuntura nacional. Porque el simple hecho de entrar a las redes sociales, era un bombardeo de toxicidad política, para nuestra salud mental.

Finalmente, hago un llamado de reflexión a la tolerancia y la reconciliación, no hay moral superior, todos tenemos derecho a pensar diferente, ahí reside la esencia de la libertad y la democracia, nuestra salud mental es lo primero, no permitamos que esta coyuntura política nos afecte y nos condicione emocionalmente. El perdón y la comprensión son virtudes las cuales tienen que brillar ante estas circunstancias.